A PROPÓSITO DE UN TRANSPLANTE
Francisco G. La Rosa de la Pascua

La historia de la humanidad nos ha demostrado que para llegar el hombre a descubrir algo, la mayoría de las veces lo hace gracias al azar o a lo que podríamos interpretar como acontecimientos imprevistos que escapan a su voluntad o a lo que se puede preveer. Esto seguirá sucediendo mientras que la ciencia siga jugando a las escondidas con el hombre, pero será cada vez en menor grado gracias a que él va perfeccionando cada día más su manera de actuar ante ella, desarrollando su inteligencia, mejorando sus principios; y por ellos no dejará que lo que siga descubriendo sea a causa de providencias del caso, sino más bien verdaderos frutos de su esfuerzo.

Al siglo en que vivimos podemos llamarlo el nuevo amanecer de la humanidad, porque ella despierta de un largo sueño en el que estuvo guiada por doctrinas y costumbres que no se atrevió a discutir. Y ahora gracias a esta nueva primavera de conocimientos que le da la vida, puede el hombre detenerse a pensar, darse cuenta de su verdadera posición de lo que en realidad es, poniendo en práctica plenamente aquella facultad tan inherente de él, su libertad.

Es así como en estos tiempos se han podido realizar grandes adelantos, paralelamente a una mejor comprensión de los principios humanos que rigen nuestra existencia. Se está dejando atrás todo aquello que es obstáculo para un mejor progreso y como prueba de ello tenemos los más asombrosos logros en la ciencia. Particularmente en la Medicina, que ahora último ha conseguido realizar lo que se considera un monumento al esfuerzo del hombre en la lucha contra sus propios males, el transplante de órganos y en especial el de corazón.

Triunfos logrados gracias a que el hombre se ha podido dar cuenta de lo que verdaderamente es y de lo poderoso que puede ser cuando se propone un cometido; triunfo logrado gracias a un deseo de superación, de un deseo de llegar a realizar lo imposible, de un deseo de triunfar; triunfo de hombres que han tomado como estandarte en su camino a la gloria, este poema que encierra una de las más bellas filosofías:

"Si piensas que estás vencido, lo estás;
Si piensas que no te atreves, no lo haces;
Si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes;
es casi seguro que no lo harás;
Si piensas que perderás, ya has perdido;
Porque en el mundo encontrarás que el éxito
comienza con la voluntad del hombre;
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido,
antes de haberse corrido;
Y muchos cobardes han fracasado,
Antes de haber su trabajo empezado;
Piensa en grande y tus hechos crecerán;
Piensa en pequeño y quedarás atrás;
Piensa que puedes y podrás;
Todo está en el estado mental.
Si piensas que estás aventajado, lo estás;
Tienes que pensar duro por elevarte;
Tienes que estar seguro de tí mismo,
antes de ganar un premio.
La Batalla de la vida, no siempre va
al hombre más fuerte o al más ligero;
Pero tarde o temprano el hombre que gana
es aquel que cree poder".

 

REGRESAR AL ÍNDICE PAGINA SIGUIENTE

|| CALENDARIO || PAGINA PRINCIPAL || ÍNDICE DE FOTOS Y VIDEOS || REVISTA TUMI ||
|| MIEMBROS DE LA I PROMOCIÓN || FACULTAD DE MEDICINA - UNFV || OTROS SITIOS DE INTERÉS ||

Copyright ©  2000 - 2003 - (Ultima Edición: July 23, 2013 ) Todos los Derechos Reservados
Diseños Web y gráficos hechos por InterWebPages
Webmaster